Un Aprendizaje Costoso

Gerard Sánchez - 20 de Enero de 2021 a las 10:50 - Bolsa




Lo que voy a contar a continuación es una historia agridulce con un fuerte componente formativo o espero que lo sea, de otra forma no tendría sentido. (Mis disculpas por el sesgo melancólico).

Se suele observar por las redes cierta ligereza o más bien frivolidad a la hora de hablar de dinero, sobretodo cuando se ganalamentablemente no se acompaña de cierto trasfondo muchas veces, por lo que el dato aislado en una pantalla, ya sea falsificado o no, aporta lo mismo que llover sobre mojado.

Ganar dinero de forma recurrente y más o menos ininterrumpidamente para tener un saldo neto positivo a final de año después de haber cumplido con nuestras obligaciones impositivas es tarea de colosos, yo siempre voy a estar del lado del que se esfuerza y se lo trabaja, aunque los resultados vayan a ser escasos, pobres o incluso negativos en muchos casos.

Por suertey mucha—para mí, antes de comenzar con esto ya conocía el funcionamiento de los mercados gracias a llevar operando cerca de 4 años—algo más de 8 a día de hoy— y no me pillaron descalzoTenía y sigo teniendo un perfil conservador con mi dinero. Tengo 3 cuentas con carteras de baja rotación y a largo plazo, aunque reconozco que podría ahorrar más de lo que lo hago.

Las cosas no iban precisamente mal, y decidí hacerme una cuenta para especular… de verdad.

Empecé a leer sobre trading apalancado casi de forma espontánea. Futuros, CFD, Opciones… creí entender la teoría, y pese a que sonaba interesante, no me llamó del todo… hasta que leí acerca de UOA (Unusual options activity), que no dejan de ser señales de volumen relevantes pero con un sentido.

Unusual options activity

Las opciones tienen un punto fuerte, y es que puedes calcular el capital negociado a un determinado precio, una fecha de vencimiento, el tipo de operativa y un strike determinado. Esto no deja de ser información valiosa si se sabe leer adecuadamente y se puede ganar dinero en casi cualquier escenario.

Si un activo o valor generalmente negocia 1M€ al día en opciones, (sin evento conocido, resultados, etc…) si alguien apuesta 100M€ a un precio determinado en una fecha determinada con cierta lógica… igual sabe algo, o no…

Puede ser una simple cobertura, un YOLO trade, un canje... son muchos los escenarios posibles y requiere de buena lectura. Pero algo está sucediendo ahí, necesitamos más información.

Volumen opciones

No dejan de ser apuestas.

La magia del asunto está en saber combinar esta información con screeners en tiempo real y acabar de conjugarlo todo con análisis fundamental, macro, técnico… a gusto del operador.

Tuve que configurarme el bróker adecuadamente. Me consideraba un trader/inversor experimentado y capaz de entender toda la información e incluso conocer cómo filtrarla.

Interactive Brokers

Interactive Brokers

Pantalla de 2560x1440, bastante concentrado, aunque utilizo 2 o 3 plantillas más sobretodo para level2, time&sales , algunos escáners (Hot by Opt.Volume, entre otros) y las FAANMG.

Me gustaba tener varios activos que supuestamente se correlacionan de alguna forma y ver si existían divergencias de algún tipo con el oro, vix, índices…

Para situarnos, la época en la que se concentró esta experiencia está en este periodo:

SP500

Una etapa de mercado fácil. No se puede decir otra cosa. Hacerlo bien en esta fase debería estar al alcance de mucha gente. Un escenario idílico para largos, plena época de la presidencia de Donald Trump. Mis otras carteras estuvieron bien posicionadas y no necesitaban demasiada supervisión.

Al principio me dediqué a jugar, a ver cómo bailaban los números, mucha volatilidad. Debía ser capaz de tener suficiente agilidad mental para calcular casi instantáneamente cantidades, y tener una cierta fluidez en cuanto a entender cómo varían los precios dependiendo de sus griegas, así como las estrategias que se realizan en la misma hora exacta: put spread, call spread, etc…

La realidad es que a pesar de estar aprendiendo la cosa no iba mal, nunca se me dió mal operar intradía ni corto plazo.

Aún quedaban 2 o 3 meses para las elecciones pero no realizaba operaciones muy difíciles, quería aprender, sobretodo, y que la experiencia no me costara demasiado dinero. Era bastante prudente.

Hacía operaciones lógicas pero en diferentes grados de dinero y vencimientos a fin de entender esos cambios bruscos en el precio. Esto me limitaba en cierta forma (empezamos bien, sesgando la operativa) ya que descartaba de entrada contratos de cierto tamaño y restringía mi operativa en acciones de precio elevado.

PyG

Operaciones de compra/venta

Con una cantidad de dinero ínfima por operación estaba pudiéndome sacar una rentabilidad casi diaria, al principio no me pesaba quedarme 8h al día leyendo y observando sin operar, aprendía mucho, todo era nuevo.

Tuve mi primer golpe de suerte totalmente al azar, haciendo una compra con la estrategia UOA en twitter, $TWTR, compré unas calls muy fuera de dinero y al cabo de unos días apareció un rumor de compra por parte de Google, hice casi un 800% bruto. Sentí una alegría que rápidamente se esfumaría para dejar un pequeño vacío casi inexistente, pero que se abría paso con los días. No aprendí nada en de esa operación, años más tarde, sí.

Con el tiempo cada vez resultaba más monótono el hecho de estar 1 día o 2 sin operar. Por algún motivo empecé a sentir la necesidad de ingresar dinero cada día, por poco que fuese. De lo contrario tenía la sensación de que perdía el tiempo.

Raro era el día que el balance era negativo, empecé a “forzar” el recuperar esas pérdidas diarias ocasionales, aunque mínimas tanto en frecuencia como cantidad. No me gustaba el color rojo.

Los balances semanales eran prácticamente todos positivos. Sólo hacía falta replicar la operativa que veía vía UOA pero alcista, comprar calls estaba resultando, y era fácil. A pesar de estar operando siempre con un elevado porcentaje de liquidez en la cuenta, la cual era muy pequeña en términos absolutos y relativos comparada con el total invertible. Empecé a aumentar el número de contratos por compra y a reducir ese % de liquidez progresivamente.

(Hago un inciso para comentar que me ha costado encontrar fotos de PyG diarios, los que encuentro son todos con ganancias, lo que denota cierto grado de autoengaño, aún así estoy reconstruyendo una historia con información parcial y no refleja enteramente la experiencia, pero recuerdo que sí que debería haber fotos con pérdidas aunque no he encontrado.)

Ese incremento de capital invertible hizo que tuviera algo más de interés por la política en el momento en que ganó Donald Trump, contra todo pronóstico, a causa de la gran correlación que había en ese momento.

Estaba muy alcista y el mercado empezó bajando para recuperarlo todo antes de que abriera el mercado y acabar cerrando muy alcista. Tenía unas calls en Pfizer con las que gané algo más de 2000€ al día siguiente, compradas justo al cierre, no recuerdo el % de revalorización ahora mismo, algo más de un 100%. Eso sirvió de gasolina motivacional durante algún tiempo aunque reconozco que era efímero y rápidamente volvía a la operativa corriente, pensando en no tener una posición tan grande.

El incremento de volumen la última hora de sesión era brutal, y se pudo observar un montón de compras en farmacéuticas, industriales, etc… quizá a modo de cobertura...

El mercado subía con fuerza y la etapa alcista parecía inagotable. Llevaba mucho tiempo posicionándome bien. Comprando en dips y acompañando la tendencia en activos que tenía controlados y conociendo empresas y sectores que me iban apareciendo en mis screeners.

Iba ganando dinero, bastante. Llegué incluso a efectuar retiradas de dinero, algunas considerables, que me duraron poco entre las manos, era dinero fácil y fácilmente desaparecía.

Total, era una cuenta para especular, qué importaba...no?

PyG diario

Me iba animando poco a poco. Mi gestión de capital era cada vez más laxa, llegando incluso a tener casi la totatidad de la cuenta invertida a la vez e incluso haciendo pequeñas martingalas, bajando el precio medio, cuando tenía “muy claro” que tenía que subir o bajar en el caso de las compras. Todos sabemos que las martingalas, en general, es mejor evitarlas.

Algo bueno de este mercado es que jugando con la volatilidad y compras parciales, el mercado muchas veces te dará alguna oportunidad para salirte dignamente o incluso en beneficios, aunque sea por un muy corto espacio de tiempo, pero exige estar delante de la pantalla la sesión entera y agilidad mental, es duro y no para todos los públicos. Tampoco fácil.

Comprendía lo que parecían ser patrones gracias a estar delante en todas las situaciones posibles: tweets de Donald Trump, resultados, eventos inesperados, insiders, gaps…

La volatilidad implícita solía revertir a la media, y si en caídas abruptas del precio del subyacente la volatilidad bajaba era señal de que el la acción acabaría subiendo a c/p.

Estaba aprendiendo, me gustaba, las cosas parecían tener una lógica que yo estaba descubriendo poco a poco.

Sobreoperava, hacía 50-100€ de comisiones al día, muchas de ellas justificadas, otras no tanto. Tuve que aprender a cortar pérdidas, ya que hasta el momento, a pesar de tener una tasa de aciertos muy elevada, en mi tasa de errores perdía dinero a causa de opciones compradas que vencían valiendo 0 (-100%). Logré corregirme y volvía a ser paciente si no operaba algún día o perdía dinero cortando pérdidas. Estaba “jugando” con más capital, era algo serio, aunque no suponía un gran problema.

PyG diario

PyG diario

Empecé a ganar dinero de forma consistente, pudiendo hacer varios miles de dólares semanales, no se sentía mal, pensé hasta en dedicarme a ello. No me importaba que pudiera ser un sueldo variable. Las opciones son el único producto con el que también puedes hacer dinero en mercados laterales.

Aunque sin duda también hay momentos en que es mejor no comprar ni vender opciones.

Afortunadamente el escenario marcado no llegó a darse en esta etapa, las consecuencias podrían haber sido imprevisibles.

En cualquier caso siempre tendría las cuentas en las que “hacerlo bien” de forma aburrida.

Pasaban los días y yo iba haciendo dinero. Tenía días malos y semanas malas, me empecinaba con algunas apuestas bajistas como cobertura, me parecía ver señales de agotamiento. Aún así los balances seguían saliendo más o menos bien, incluso sobreoperando. No me planteaba analizar que tan caro me salía ese sobrecoste de la opertiva en términos de rentabilidad/coste anualizando un periodo más o menos representativo. Padecía de miopía cortoplacista.

Creo que fue en el 3Q de resultados en los que se me ocurrió una brillante idea, que hasta ahora descartaba.

“No desdeñes nunca las ideas imaginativas. A ellas se llega sólo después de mucho pensamiento, de mucha reflexión y mucho estudio, y de notable atrevimiento”. Javier Marías.

Las apuestas a resultados.

¿Qué podía salir mal? 

Uno de mis mayores aprendizajes. A veces es tan fácil descapitalizarse como poner un 0 más a la derecha.

Misma estrategia de siempre basada en UOA, realicé 3 operativas cerca de cierre en 3 empresas, a resultados, después de haber estudiado un amplio abanico y desde hacía tiempo. Me puse largo en 2 y corto en una. Las 3 presentaban resultados al cierre.

Las 3 salieron al contrario de como esperaba.

Con el mercado cerrado veía pérdidas latentes como nunca había visto en esa cuenta hasta ahora, 5 cifras. Me acababa de fundir un buen pastizal en los últimos 15 minutos de sesión. Tenía un drawdown considerable pero esto superó cualquier expectativa. Recuerdo que llegó a afectarme unos días, en los que estuve gestionando esas operaciones perdedoras y varios días más después de eso sin operar. 

Una falta de profesionalidad total y absoluta. 

Este tipo de trading estaba sobrepasándome. Tantos días y tantas horas delante de la pantalla distorsionaban la metodología que debía seguir para ganar dinero.

Pero total... sólo era la cartera para especular, no? Debía recuperarme de aquello, seguía estando holgadamente positivo desde el inicio.

Ahora os cuento mi segundo error importante: $GE, General Electric.

Recuerdo que primero hice una entrada copiando una apuesta institucional significativa, al cabo de unas horas salió una noticia de que Goldman Sachs recomendaba a sus clientes comprar puts. Salió bien y la cerré.

Acto seguido me puse largo y efectivamente la acción hacía ese recorrido, incluso llegando a ponerse en verde y cerrar en verde, seguía largo. Durante los días siguientes cambió 180 grados el asunto y empezó cayendo a plomo sin posibilidad de vuelta, tuve un -100% en esos largos, expirando fuera de dinero. La cantidad perdida excedió a la ganada en la anterior. No supe cerrarla a tiempo y me quedé anhelando un rebote que nunca sucedió.

No hay que casarse con ninguna acción ni hacia arriba ni hacia abajo, las operaciones impulsivas, aunque puedan resultar beneficiosas y necesarias en determinados momentos no dejan de ser eso, impulsivas.

También tuve aprendizajes valiosos.

Coincide con la época en la que se nombró a John Flannery como nuevo CEO de $GE a tenor de los malos resultados que se arrastraban.

Se hablaba de un evento para inversores en el que se anunciaría un nuevo plan de reestructuración de la compañía, aprendí algo valioso en primera persona. Llegué a tener una revalorización cercana al 100% con una compra de C, con el activo bajando, cercano a vencimiento, por un aumento drástico de la volatilidad. Recuerdo que me marcó. Un trade de pura revalorización por aumento de la volatilidad implícita y bajada del activo, no lo había comprobado en carnes hasta el momento, al menos no de forma tan intensa.

Fueron muchas experiencias, algunas con aprendizaje, otras no. A veces nunca acabas de saber el motivo cuando aciertas o fallas, ya sea por pura varianza, ignorancia propia o falta de estudio.

El siguiente aprendizaje tiene que ver con la resiliencia y la constancia. Y la codicia.

Los días pasaban y poco a poco iba operando cada vez con más dinero y las pérdidas superaban las ganancias y llegué a descapitalizarme bastante, llegando incluso prácticamente al punto de partida, con varios sueldos pagados en comisiones.

Lo que más daño me hizo, viéndolo en retrospectiva, fueron esas apuestas de casino al rojo o negro que realice en varias ocasiones. No tenían sentido alguno teniendo una operativa más o menos ganadora hasta el momento.

Esta aventura finalmente acaba conmigo pagando un máster demasiado caro para lo que era, pero que me sirvió para desconectar y volver a poner los pies en el suelo.

A veces, el cuento de la vieja funciona cuando todo lo demás falla, el 2+2=4 de la gestión de capitalNo bajar de x cantidad, aunque toque hacer sacrificios, en este caso cerca del punto de partida. Nos agarramos intelectualmente a nuestro cerebro reptiliano para tomar una decisión “inamovible”. Algo que valoraremos por encima de todo. Sagrado.

Tuve infinidad de operativas que recuerdo a día de hoy, con intensidad variable, pero muy educativas. Hay años en el mercado que valen como décadas. 

"La codicia es como el agua salada, pues cuanto más se bebe más sed da."


552 visitas
2    Login to like
Categorías:
 Estrategias   Estadísticas   Random   Gestión pasiva   Análisis técnico   Modelos   CEO   Mapas mentales   Liberalismo   Python   Growth   Niusleta   Ahorro   Recursos humanos   Inmobiliario   Fiscalidad   Value investing   Dividendos   Contabilidad   Marketing   Riesgo   IF   Cursos   Opciones   Bolsa